Series

Las series más representativas de mi carrera artística. Ya sean únicamente de pintura o de cualquier otra técnica como en técnica mixta.

Lehilea

Desde hace un tiempo llevo haciendo un pequeño seguimiento de éste animal como si de una obsesión se tratara, y me di cuenta que lo que más me interesaba, era el pelo y su textura. Quería hacer mía la textura del pelo del león. Y para eso, utilicé múltiples métodos para poder conseguirlo, mediante el dibujo, la pintura y la fotografía, a la vez que combinaba distintas modalidades. A partir de ahí, enfrascada en el asombroso mundo de la inspiración, con los leones como musas de Apolo, di forma a la primera serie significativa de mi carrera artística. Utilizando los lienzos, las hojas y el ordenador como soporte informático, las cámaras fotográficas, los pinceles y los pasteles.

Buddha

Desde pequeña he sido educada por diferentes personas e instituciones, como mis padres y los maestros del colegio. Pero también he tenido un par de senseis que me han llegado a aportar más que los colegios en mis más de 20 años de estudio. Y gracias a ellos, (entre otras personas) soy la persona que soy hoy día. Años posteriores, cuando empecé a estudiar la filosofía de Buddha, me dí cuenta que muchas de esas enseñanzas que me impartieron y muchas de las creencias que yo tengo, prove­nían de Buddha. Eso no me hace budista, pues no sigo la doctrina de Buddha, ni mi meta es llegar al Nirvana; sólo capto las ideas que a mí, como persona, me aportan algo y me ayudan a seguir día a día, afrontando los diversos problemas que te da la vida. Por todo ello, he querido hacer un pequeño homenaje a lo que Buddha significa para mi y lo que me transmite en esta serie.

Dolor

Este proyecto, es el proyecto más oscuro y más doloroso que tengo hecho hasta la fecha, y sin duda, uno de los más personales. Pues en él, se recogen momentos trágicos ocurridos a mí personalmente, o a la gente de mi alrededor. Sentimientos encontrados, estados de ánimo negativos como la frustración, el enfado o la rabia. Rabia al ver que las cosas no salen como se esperan, enfado al recibir negativas injustas o frustración al presenciar injusticias que le ocurren a personas cercanas a mí y no poder hacer nada. Un año intenso y cargado de emociones negativas, que nunca son fáciles de llevar bien, pero si no lo haces, terminas hundiéndote con ellas. Gracias a este trabajo, aprendí que es una lucha interior que tenemos que ganar día a día: mantener la frustración, el enfado y la rabia a un lado, pues por mucho que uno se enfade las cosas no van a mejorar; y dejar que fluya la serenidad y el buen humor. Y cuando empiezas a ver el vaso medio lleno, las cosas empiezan a salir bien, como las esperabas en un principio o incluso mejor.

Himmapan

Mitología tailandesa, basada en el bosque “Himmapan” y sus criaturas mitológicas. Investigando, descubrí que las bases de la mitología tailandesa, residen en la mitología hindú. A raíz de aquí, estudié y me maravillé por las criaturas del Bosque Himmapan, animales basados en uno o en dos animales, esto es, animales híbridos. Criaturas mitológicas como Kinnari, Rajasi, Asoora Puggsa o Naga entre otras muchas, con sus fascinantes histórias, y maravillosas formas, son las que retrato en esta serie tal y como yo me las imagino gracias a las descripciones que ofrecen los libros mitológicos.

Koi

Según la mitología y leyendas asiaticas, si un pez consigue nadar río arriba a contracorriente hasta alcanzar una cascada, y subirla, al llegar arriba el pez se transforma en dragón como recompensa por el gran esfuerzo. Y según los asiaticos, las carpas Koi tienen un gran parecido a los dragones, "los peces dragones".

Pureza y naturaleza

Siguiendo con la mitología asiática, la tailandesa en este caso para ser más concretos, se encuentran dos lugares sagrados muy significativos para ellos, El Templo Blanco Wat Rong Khun y la Casa Negra Baan Dam Museum, los dos en la localidad de Chiang Rai aunque separados entre sí. Según los artistas creadores, para poder llegar al Nirvana, primero hay que sufrir.
En esta serie de fotografías, capto y dejo retratadas el sufrimiento y el camino, que según las creencias tailandesas, tienen que seguir para poder lograr lo más deseado.

Desnudos

Observar y retratar las imperfecciones del cuerpo humano es lo que me trajo a este proyecto. Darme cuenta que, aunque estructuralmente tenemos el mismo cuerpo, esto es, huesos, carne, piel, pelo… realmente, cada cuerpo es diferente. Los volúmenes tanto hacia dentro como hacia fuera, las redondeces de la carne envuelta en piel, los dedos largos y huesudos o redondos como morcillitas. Personas altas y bajas, con caras redondas, cuadradas o triangulares. Decidí retratar estas imperfecciones y los volúmenes, y observar el irregular recorrido de los cuerpos de diferentes personas.

Rugido de León

El proyecto Rugido de león, es un proyecto en conjunto con la artista Aitziber Rebolleda. En el cual, juntamos dos obsesiones: la de Aitziber que son los totems; y la mía durante muchos años, los leones. Antes de hacer este proyecto en conjunto, desarrollamos estos proyectos individualmente. Por mi parte, la obsesión por los leones la desarrollé en el proyecto Lehilea, el cual, podéis verlo en esta misma página llendo a Series – Lehilea. Una vez desarrollado todo el trabajo individualmente, decidimos juntar esas dos obsesiones en un proyecto, creando así, estos Rugidos de leones totémicos.